Perros Reactivos
Disfrutar del paseo con tu perro es posible, pero sólo si entiendes esto...

¿Porqué tu perro ladra a otros perros o persigue bicicletas y/o patinetes durante el paseo diario?

Lo primero que debes saber es que no hay píldoras mágicas ni trucos fáciles, y aquí no los vas a encontrar.

Aquí nos fijamos en el síntoma para ir en busca de la causa que lo origina.

La vía fácil sólo se enfoca en el comportamiento final del perro, en lo cómodo para nosotros, pero yo te voy a poner incómoda porque muchas cosas has de trabajarlas en tí misma.

Si esto supone un problema para ti, lo mejor es que dejes de leer aquí mismo.

Pero si estás dispuesta a entender realmente a tu perro, sigue leyendo.

Dime si te suena esta situación:

Te preparas para sacar a tu perro a pasear, le pones el collar o arnés, le pones la correa, abres la puerta de tu casa y llegas a la calle.

Tu perro ya se muestra nervioso y pendiente de todo su entorno.

Vas paseando y pensando en que por favor no se te cruce ningún perro para que el tuyo no se ponga a ladrar, pero al momento ves venir uno delante tuyo.

Lo miras, te pones nerviosa y sin querer sujetas la correa con más firmeza, e incluso te la enrollas en la mano por si acaso.

El otro perro se va acercando hacia donde tú y tu perro estáis... en breve os vais a cruzar.

Nuestros pensamientos crean nuestras emociones, y nuestras emociones crean nuestras acciones.

Tu perro se pone tenso, lo mira atento y deja de caminar para enfocarse en él. 

Tú no sabes qué hacer así que también te paras hasta que la otra persona junto a su perro pasen de largo.

En el momento en que se acercan un poco, tu perro comienza a ladrar de manera muy intensa, te tira de la correa y tú no puedes controlarlo físicamente.

La otra persona y su perro pasan de largo, pero el tuyo se queda muy nervioso, excitado y estresado, no deja de moverse de un lado a otro.

Continuas el paseo pero ya no es igual...tú estás tensa, nerviosa, frustrada, enfadada por no haber podido controlar la situación, enfadada contigo y enfadada con tu perro.

Pero él está muy estresado y no sabe hacerlo de otra manera.

Continúas el paseo pero ya coges la correa más tensa, tu cuerpo está más rígido que antes y tu perro está ya buscando otro estímulo con el que descargar el exceso de estrés que tiene en el cuerpo.

Ahora no es un perro lo que desata el estrés al perro sino un ciclista que pasa cerca tuyo.

Sin venir a cuento (o eso crees), tu perro se avalanza hacia el ciclista pero la correa lo impide.

Lo que no impide es tu frustración que va aumentando a cada minuto en el paseo...la tuya y la de tu perro.

Con cada reacción que tiene tu perro, tu paciencia se va terminando y él, tu mejor amigo, tiene los niveles de cortisol por las nubes, incapaz de gestionar el entorno que tiene alrededor.

Decides volver a casa, cansasa y frustrada. A veces tienes ganas de llorar. No entiendes porqué tu perro reacciona así.

No disfrutas de los paseos junto a él, y sientes que le estás fallando.

Has visto muchos vídeos en Youtube, has preguntado por las redes sociales, probado infinidad de cosas y nada parece funcionar.

Sigues sin saber porqué tu perro reacciona de esa manera durante los paseos.

Sabes que él también lo está pasando muy mal, y eso te duele porque le quieres.

Un buen diagnóstico es fundamental para llegar a disfrutar de los paseos con tu perro

Verás, el comportamiento de tu perro es lo que solemos llamar "reactividad" o "comportamiento reactivo", que es aquel comportamiento en el que un perro reacciona de manera exagerada frente a un estímulo.

Es decir, es cuando el perro no es capaz de gestionar la situación que tiene delante y reacciona con alta intensidad emocional.

Porque sí...en la reactividad hay un factor clave, un ingrediente principal y que es este:

 

Las emociones, o más bien, la alta intensidad emocional

 

Esta alta intensidad emocional puede ser por miedo, por frustración, por sobreexcitación, por ira, etc...

Y es aquí donde primero debemos centrarnos, en identificar qué emoción hay detrás de su comportamiento.

Y luego están las causas que pueden provocar dicho comportamiento...causas en las que nosotros también estamos involucrados.

 

Ir a ciegas con la reactividad de tu perro sólo servirá para romper la confianza entre ambos.
Mónica

Cuando escuchar a tu perro es la mejor opción

En este curso vas a aprender a identificar y diagnosticar correctamente la reactividad de tu perro, y vas a saber cual es la raíz de su comportamiento.

Es el primer paso y uno de los más importantes; esto condiciona el resto.

A partir de aquí viene tu incomodidad, ya que el comportamiento reactivo del perro no es ajeno a nosotros, y vas a ser tú quien tengas que cambiar para que tu perro cambie.

¿Estás dispuesta a ello?

Ye te dije que aquí no ibas a encontrar trucos fáciles, pero tampoco vas a encontrar ejercicios de adiestramiento ni órdenes al perro.

La reactividad es puramente emocional y hacia allí hemos de ir.

Emocional en ambas partes, en tu perro y en ti.

Porqué el dar órdenes a tu perro reactivo no sirve de nada o de muy poco

Recuerdo el caso de una clienta que me llamó para ayudarle con su perro, evidentemente, por comportamientos reactivos a perros y a personas.

Era un Pastor Alemán de apenas un año de edad, en plena adolescencia.

El perro, cada vez que veía un perro o se cruzaba con una persona ladraba de manera muy intensa y se "tiraba" hacia ellos.

Esto es un problema con un perro grande, sobre todo cuando ese comportamiento iba dirigido a personas.

Esta clienta había estado varias semanas intentando controlar a su perro, y cada vez que se iba a cruzar con una persona o perro le hacía sentar.

Con un poco de insistencia al final se sentaba, pero si el estímulo pasaba por delante suyo, éste se levantaba ladrando y tirando, y la persona intentaba controlar, físicamente, a 25 kgs de peso descontrolado.

Te puedes imaginar la situación...incluso puedes sentirte identificada.

Siempre digo que da igual la postura corporal que tenga el perro si ésta es obligada, ya que como te decía, la reactividad es puramente emocional (es como un desborde de las emociones).

Por lo tanto, si no le damos al perro la posibilidad de gestionar emocionalmente la presencia del estímulo, nos estaremos frustrando una y otra vez en el paseo, y lo que es peor, nuestro perro irá acumulando estrés de una manera acelerada.

Para darle esa posibilidad de gestión emocional, en el curso de explico de una manera detallada el cómo hemos de manejar las distancias en función del estado del perro.

Verás que hay varias lecciones dedicadas a ellas pues son, te diría, la parte más importante de la gestión emocional.

Las he clasificado en 4 tipos de distancias.

Si la distancia es muy corta con el estímulo, el perro será incapaz de gestionar su emoción, y si es demasiado larga no estará gestionando nada.
Mónica

Así que deja de dar órdenes a tu perro y permite que sea él, con la distancia adecuada, quien elija estar sentado o de pie.

Lo que nos importa es su estado emocional, no su estado físico.

En la sección de Pautas Generales empezarás a ponerte incómoda

Una de las frases más repetidas de las personas que hacen el curso es esta:

 

"Son pautas más para mi que para el perro"

 

Y sí, las pautas que verás en el curso no son dirigidas a tu perro. Él te está manifestando un síntoma, recuerda.

Aquí es donde algunas personas se ponen muy incómodas, porque la aplicación de algunas de ellas están directamente relacionadas con la gestión emocional, no del perro, sino tuya.

Y como se dice en algún lugar que no recuerdo: "aquí hemos tocado hueso".

Las personas, por regla general, no estamos muy dispuestos a mirar hacia dentro y a darnos cuenta de nuestras emociones.

Nos hace vulnerables, y no nos gusta sentirnos así.

Pero grábate a fuego esta frase:

Tu perro es tu maestro, tu espejo emocional

Y algo muy importante como colofón final que te va a ayudar mucho.

Análisis de casos reales

En el curso también vas a tener varias lecciones donde evalúo casos reales grabados en vídeo.

Son casos de alumnos que se ofrecieron a incorporar dichos vídeos para analizarlos y así que todo el mundo pueda aprender de ellos.

Y creéme que ver el análisis de casos reales en los que seguramente te sientas identificada, y que puedas ver cómo manejan las distancias, las correas, el lenguaje corporal, etc, es de lo más valioso que podrás encontrar.

preguntas frecuentes

¿Cuanto dura el curso?

El curso se adapta a tu ritmo. Lo podrás hacer sin límite de tiempo y acceder a él cada vez que lo necesites de por vida.

Entiendo que cada persona tiene sus obligaciones y compromisos, eso sí, cada vez que vayas a pasear con tu perro tienes la fantástica oportunidad de poner en práctica todo lo que vayas aprendiendo en el curso, y así deberías de hacer.

 

¿Es muy caro? ¿Es barato?

Pues depende del valor que le demos a disfrutar de los paseos con nuestro perro, y del valor a la calidad de vida que queramos darle.

Desde luego, para mí, es demasiado barato para el objetivo que tiene (si lo ponemos en práctica todos los días, claro), ya que darle lo mejor a mi perro no tiene precio.

 

¿Hay soporte?

No, no lo hay. 

 

¿Hay garantía de devolución?

Sí, hay 12 días de garantía. Pasados estos días no habrá devolución ninguna.

 

¿Es efectivo hacer un curso online para trabajar con mi perro?

Pues depende. Este curso tiene el objetivo que conozcas realmente a tu perro, que conozcas el origen o causa de su reactividad, y además, de conocerte a tí misma a través de tu perro.

Como te digo en la página, no es un curso donde vayas a aprender a dar órdenes a tu perro ni a darle chuches a cada momento.

De hecho, no verás nada de premios con comida en el curso.

Aquí se viene a conocer realmente a nuestro perro, a nuestro compañero canino de vida, y a procurarle la mejor calidad de vida posible, física, psicológica y emocionalmente.

Tampoco es algo que vaya a ser de un día para otro, así que ten paciencia.

Todo lo que tenga que ver con las emociones, tiene un proceso, pero sí, se puede hacer a distancia sin problema.

Yo hago sesiones presenciales y siempre digo que jamás debéis depender de un profesional. Al final, quien convive con el perro las 24 horas del día eres tú, y quien debe construir una relación de confianza eres tú, no yo.

 

¿Vale la pena la compra del curso?

Nadie mejor que tú para saber eso.

P.V.P. 147€

Comentarios dentro del curso Perros Reactivos

ARACELI SANCHEZ
Hola Mónica, me han encantado los videos, a idea que te graven para espués poder analizar con tranquilidad lo que ha pasado en realidad porque las cosas ocurren tan trápido y tu visión es muy parcial, que después viendolo desde fuera te das cuenta de muchos detalles improtantes del lenguaje de tu perro, el tuyo, y erroreso o aciertos cometidos.
ARACELI SANCHEZ
Blanca
Acabo de terminar esta lección y no quiero evitar darte las gracias por tu generosidad. Desde que tengo a Maya, tres años, no he dejado de formarme y trabajar con ella para conocerla mejor y ofrecerle lo que necesita para desarrollarse como perro de trabajo que es. Schnauzer gigante. Estoy muy satisfecha con nuestro trabajo y siento que formamos un buen equipo. Quiero decir que en toda mi formación eres la educadora más generosa que me he encontrado y por eso quiero darte las GRACIAS. Nos enseñas mucho y nos transmites mucho.
Blanca
Esther Lopez
Felicidades Mónica. Muy interesante y práctico este curso. Genial los vídeos!! Y buenísima la idea de que alguien me grabe durante el paseo. Ciertamente tenemos que vernos desde fuera para observar y aprender.
Esther Lopez
Lorena Colmenero
Moni! Excelente lección. Fundamental el último dato, que cuando el perro conecta con el olfato es el momento de avanzar. Por que es un momento crucial a la hora de acercarnos. Super agradecida como siempre por toda la información que compartes!
Lorena Colmenero
Monipeni
Hola Monica, Wowww… cuanta información. Solo me falto las palomitas, estaba concentradisima. he flipado con la posición del cuerpo, como tiran la cabeza para adelante . La distancia y la correa son la clave.
Monipeni
Siny89
Hola Mónica! Me parece muy interesante cada una de tus lecciones, en esta lección entiendo que es importante pasear con tu perro y manejar la correa correctamente, evitar la tensión, conocer el lenguaje corporal para poder anticiparte, conocer el entorno donde vas a trabajar y marcar la distancia adecuada que permita a tu perro gestionar la situación sin reaccionar, de ser así es que se ha ido demasiado rápido y hay que alargar un poco la distancia, si entra en foco sacarlo de ese estado lo antes posible y mantener una distancia de seguridad donde no llegue a enfocarse . Con mi perra estuve trabajando así, durante el tiempo necesario para ayudarle a gestionar la situación y sus propias emociones y con el tiempo mejoró increíblemente, a día de hoy me atrevería a decir que es otra perra, un método muy eficaz, amtodavia le queda alguna cosilla que pulir como la reactividad con balones pero
Siny89

P.V.P. 147€

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.